martes, 2 de noviembre de 2010

Esos días




Esos días borrosos
en los que la calma no aparece ni por asomo,
ni se atreve a plantear una pausa
para evitar caer en la misma desidia...

Ahí están esos días espesos
donde la claridad brilla por su ausencia
y la visión por más altamente minuciosa
no acaba de acertar ni por casualidad...

Y van pasando las horas
y por fin la calma sorprende
y ausenta por momentos la furia
relajando al aire huracanado,
abriendo al oxígeno su camino
y ya respirando de forma adecuada...

Cuanta falta de confianza!!!
El tiempo es maravilloso!!!

GRACIAS

GRACIAS